Milos se lleva el Gran Premio Nacional (GI)

Clásicos de la Semana 11 de diciembre de 2018 Por
El nacido en el Haras Gina Santa Rosa cerró las coronas con triunfo contundente en la última etapa.
IMG_1768
- Foto: José Luis De La Cruz

Tremenda carrera. Milos logró la mejor victoria de su campaña luego de imponerse en excelente forma en el Gran Premio Nacional “Augusto B. Leguía” (GI), la cuarta corona de la hípica peruana disputada la tarde del sábado sobre 2,800 metros en la pista de césped del Hipódromo de Monterrico. El nacido en el Haras Gina Santa Rosa sacó la garra y puso el corazón para voltear una carrera casi perdida ante Juliana.

El cronómetro se detuvo en 2.53.66 para la distancia anteriormente anunciada, aquella que había cambiado para la disputa de la carrera en esta temporada. Los entendidos sabían que el reto iba a ser complejo pues no es lo mismo cotejar 2,600 que 2,800, pero a Milos poco le importó la distancia porque con todo y eso pudo poner el alma en cada salto y derrotar a Juliana que parecía la vencedora del evento.

Koko Toscano fue tercero delante de Fasano, ambos animadores del evento. Los jockeys sabían que la empresa era demasiado extensa, así que debían guardar resto para sus caballos. Los demás, en el codo no podían ni respirar y quedaron relegados fuera del marcador.

Milos nació en el Haras Gina Santa Rosa, es hijo de Yazamaan y Alasya y tuvo en la silla al experimentado Edwin Talaverano, el jinete – junto a Arturo Morales – más ganador de esta prueba con siete impactos. Las estadísticas señalan eso. Además, es la tercera vez de forma consecutiva que “Maravilla” se lleva la competencia, pues antes lo hizo con Paso Real (2016) y Mr. Bailetti (2017).

Yazamaan es el padre de Milos. El hijo de Galileo ha probado ser lo más seguro en cuanto a la crianza en nuestro país. Dejó en alto nuevamente su capacidad para correr todo tipo de distancia y pista. El Gran Premio conocía a uno de sus vástagos y ese fue Hanomaan (criado en las mismas praderas de Milos) cuando en 2014 superó a Kodiak Boy en una carrera de ensueño.

“El caballo tiene clase y corazón. Va a ser bien difícil que lo puedan ganar en el futuro”, manifestó Miguel Chamy, propietario del caballo. Él mismo se tomó el trabajo de elegirlo en el remate que el Haras Gina Santa Rosa realizó hace dos años. “Me gustó. Sabía que era corredor y esa ‘cara de loco’ lo hace inconfundible. Creo que tomé una buena decisión”, sentenció.

Juan Suárez presentó en perfectas condiciones al nieto de Combsway cuyo futuro debería ser cotejar en la primera clasificatoria para el Latinoamericano (GI) buscando extender sus dominios a nivel internacional. Esta tarde de sábado, el caballo probó que es un guerrero porque en cada segundo le puso alma, corazón y vida a su victoria más importante.

José L. De La Cruz

Periodista hípico, fotógrafo y fundador de Todos dentro del Partidor. Estoy dispuesto a debatir sobre cualquier tema de la hípica, de cualquier país, a cualquier hora.

Te puede interesar