Aguinaga: "Toca tomar decisiones duras que necesariamente tienen que ser apoyadas"

El Presidente del Jockey Club del Perú habló del reto que le espera al frente de la institución.

Nacional Por: José L. De La Cruz 08 de mayo de 2019
TEUTONICA

En el marco de las elecciones del Jockey Club del Perú, Todos dentro del Partidor quiso ingresar a la faceta poco conocida Alejandro Aguinaga en sus diferentes rubros ahora como Presidente, pero antes como socio, criador, propietario y hasta jinete caballero. Conversamos la persona que guiará los caminos de la hípica peruana durante los próximos dos años.

José Luis: ¿Cómo nace el Alejandro Aguinaga involucrado con las carreras de caballos?

Aguinaga: Vengo de un hogar hípico gracias a mi padre. Siempre hemos tenido el Stud María del Pilar desde el último año de San Felipe y comenzando Monterrico hasta la actualidad. En los años 60 compramos algunos potrillos argentinos para correr en Lima, aunque nunca dejamos de tener la afición de apostar por la hípica en Chiclayo o Arequipa, por ejemplo.

JL: Con el pasar de los años, su padre fallece, ¿cómo decide continuar la tradición familiar con el stud?

A: Sí, con mis cuatro hermanos que, dicho sea de paso, todos son hípicos, tenemos el stud y el haras María del Pilar, tratando de continuar con la afición que mi padre nos enseñó. El Jockey Club del Perú anualmente le hace un homenaje con una carrera en su nombre así que la tradición hípica viene de años.

JL: Justamente hablando del haras, ¿cómo se ve la hípica desde el lado del criador?

A: No es fácil porque tenemos que lidiar con adversidades, pero en comparación con otros criaderos, el Haras María del Pilar siempre ha criado para correr con nuestros colores. Hace unos años nos llevamos a un caballo llamado Taufik que dio un par de crías buenas y ahora contamos con dos ejemplares argentinos: Street Lolo y Hualcará tratando de mantener activa la afición al caballo de carrera.

JL: Llama la atención que usted incursione en diferentes rubros de la hípica como propietario y criador, cuénteme su etapa como jinete.

A: Sí, en una época fui jinete caballero que es la condición para especial para los aficionados o hijos de los propietarios. Corrí en festivales en Lima y también en Chiclayo, pero cuando empecé con el internado de mi carrera, decidí dejarlo porque además empecé a caerme mucho (risas).

JL: A usted, la opinión pública lo conoce más por el tema de la política y por haber ocupado cargos en diferentes gobiernos, ¿en algún momento estas actividades llegaron a alejarlo de este deporte?

A: Bueno, yo he sido Ministro de Salud, congresista dos veces y también Presidente del Congreso y a pesar de ello nunca dejé de venir al hipódromo, sobretodo por las noches. Luego de las sesiones me daba una escapada porque la afición a veces puede más.

JL: A pesar de que el estado de la hípica empezó a caer al igual que los premios y la programación se hizo cada vez más pobre, desde su perspectiva, ¿cuál cree que es la motivación para que los hípicos sigan comprando y criando caballos?

A: La afición y el cariño al caballo de carreras. Aquí aprovecho la ocasión para hacerle llegar mi reconocimiento a todos los propietarios y a los criadores porque en los momentos más álgidos ellos continúan apostando por esta actividad. Estoy seguro que haciendo una gerencia moderna para poder salir de esta situación muy pronto vamos a volver a tener los éxitos internacionales que nos enorgullecieron a todos.

JL: ¿Y cuál fue la motivación que tuvo usted para ser Presidente del Jockey Club?

A: Nosotros (el directorio) nos cansamos de ser veedores y decidimos ser actores. A título personal nunca venía a las asambleas, pero al ver esta situación empecé a participar y a brindar algunas ideas. Recibí el apoyo de diversos asociados y propietarios quienes me plantearon postular a la presidencia y es así como nace todo.

JL: Ya habiendo asumido el cargo y viendo el estado en el que se encuentra el club, usted lo calificó como moralmente pobre, le esperan dos años muy difíciles.

A: Pasamos por la peor crisis administrativa y moral en la historia del Jockey Club del Perú. Ahora toca tomar decisiones duras y que necesariamente van a tener que ser apoyadas porque buscamos salir de esta situación.

JL: ¿Por dónde empezar?

A: El club tiene varios estamentos. Lo que haremos primero es implementar una gerencia moderna y no más administraciones con propuestas del pasado sino una gerencia ágil basada en resultados. Gerenciar es mover los escasos recursos para que generen riqueza. Lo se ha venido haciendo es gastar los recursos sin mayores beneficios y eso lo vamos a revertir. Somos el único club en cuyas fechas patrias visita el Presidente de la República, somos un club centenario y todos los socios debemos sentirnos orgullosos de pertenecer al Jockey Club del Perú.

JL: ¿Cómo ve el club en dos años?

A: Con estabilidad económica. Todo depende del manejo de las apuestas. Que las mismas se modernicen, sean online y que comprometan al apostador para que haya un crecimiento del juego y ello genere ganancias para revertir esta situación.

JL: ¿Cómo se ve Alejandro Aguinaga en dos años?

A: Me veo entregando una institución estabilizada, una institución que haya dado pasos importantes en todas las propuestas que hemos señalado.

JL: ¿Alguien a quien agradecer?

A: A la confianza de todos los socios. Hoy hemos presentado a los nuevos comisarios (árbitros de las carreras) ante los profesionales (jinetes, preparadores, etc) y les he dicho que si bien estamos pasando por momentos difíciles ellos y nosotros debemos ser los actores del cambio, ellos porque deben manejarse con propiedad, honestidad y profesionalismo y nosotros porque haremos todo lo posible por llevar nuevamente al Jockey Club del Perú al sitio que merece.

Te puede interesar