Reina Leona hizo pasar a sus conexiones de la felicidad a la angustia en minutos

La vencedora del Clásico "Ernesto Ayulo Pardo" (L) regresó sentida luego de su triunfo.
IMG_9983
- Foto: José Luis De La Cruz

El triunfo más importante en la corta campaña de Reina Leona tuvo contrastes marcados. El éxito en el "Ernesto Ayulo Pardo" (L) del domingo sobre los 2,000 metros en el césped de Monterrico no tuvo un final tan feliz pues la hija de Violence regresó sentida y sin un herraje a la fotografía de costumbre.

En la pista, la defensora del Stud Doña Licha había marcado un tiempazo para derrotar a su compañera de colores Zurda en el único clásico de la tarde. Tercera quedaba Carta Secreta atropellando fuerte, delante de Private Promise en un evento que no presentó mayores novedades.

Sin embargo, al retorno la angustia se apoderó de todos porque Juan Eugenio Enríquez tuvo que desmontar a la nacida en el Haras La Pasión, ya que había perdido el herraje de la mano derecha y había claudicado de la mano izquierda. Con todo y eso, la preparada por Filomeno Aburto se tomó la fotografía de costumbre con sus allegados quienes no pudieron ocultar el sentimiento de consternación luego de este episodio.

A pesar de haber perdido un herraje y todo lo que implicó la claudicación, Reina Leona los ganó claro y sin apelaciones en 2.00.16 para el doble kilómetro. Sin duda, un tiempazo para un lote que hace mucho no evidenciaba la presencia de una yegua que las comande pues el cetro de la mejor hembra de Monterrico en césped viene pasando de mano en mano.

José L. De La Cruz

Fotógrafo y fundador de Todos dentro del Partidor.

Te puede interesar