Eso que tienen los buenos caballos lo tiene Cracksman. El hijo de Frankel volteó una carrera perdida para, en los 100 metros finales, pueda darle caza a Salouen en el Investic Coronation Cup (G1), una de las pruebas importantes de la tarde inglesa en el pasto de Epsom Downs. El castaño tuvo un aliado perfecto en esta conquista.

En 2.38.49 para los 2,400 metros en el césped, el presentado por John Gosden corrió fiel a su estilo. Quizá porque Lanfranco Dettori así lo decidió desde hace algunos meses, una fórmula que casi siempre funciona.

En esta oportunidad, el escenario algo accidentado y el desarrollo poco favorable casi produce la caída de Cracksman a manos de Salouen que parecía enfilar ganador al disco. Sin embargo, el jinete italiano tuvo que apelar a todo su esfuerzo para hacer que el vástago de Frankel domine y estire cabeza de ventaja en el disco, dejando con la celebración en la garganta a Silvestre de Sousa.

De tres cuerpos a 49 quedaron Windstoss, Idaho, Hawkbill y Yucatan en un evento que no conoció de retiros.

Ahora, el camino para el defensor del A.E. Oppenheimer debería ser seguir cotejando en el césped europeo, tratando de buscar el éxito en el Qatar l’Arc de Triomphe (G1) en octubre próximo sobre el césped del remodelado Longchamp, pista en donde el hijo de Rhadegunda también supo imponerse y hace menos de un mes.