El hijo de Scat Daddy se llevó el 144th Kentucky Derby (G1)

KD 1

Fue el mejor. Justify tocó la gloria al imponerse en buena forma en la edición 144 del tradicional e importante Kentucky Derby (G1), primera corona de la hípica norteamericana. El evento disputado con pista barrosa sobre distancia de 2,000 metros en la pista de arena del Hipódromo de Churchill Downs, pudo mantener su invicto dentro de veinte ejemplares que se dieron cita en el magno evento.

Al cabo de 2.04.20 para el doble kilómetro, el nieto de Ghostzapper vino siguiendo a los punteros para dominarlos al ingresar al derecho. De allí al disco, el conducido por Mike Smith mantuvo posiciones, a pesar que Good Magic intentó acercarse. Los esfuerzos fueron vanos, ya que el entrenado por Bob Baffert sacó la clase y terminó por estirar 2 1/2. Tercero fue Audible sobre Instilled Regard a largos 4 1/2 cuerpos.

En tanto, de los voceados, Vino Rosso quedó noveno a 10 3/4 sin ser protagonista, mientras que Bolt D’Oro arribó decimosegundo a 14 1/2, delante de Noble Indy que llegó en el puesto 17. Magnum Moon llegó en el lugar 19 a 29 3/3, dejando último a Mendelssohn a 53 3/4 cuerpos.

El siguiente reto debería ser cotejar en el Preakness Stakes (G1) que se disputará en algunas semanas en la arena del Hipódromo de Pimlico, buscando ingresar a la historia de la hípica mundial en el intento por llevarse la Triple Corona.

Nacido en el Haras J. D. Gunther, el hijo de Scat Daddy y Stage Magic fue presentado por Bob Baffert quien ha comparado a este ejemplar con American Pharoah y Arrogate. El conducido por Mike Smith defendió los colores del Winstar Farm que hizo 1-3 en la primera corona de los Estados Unidos.